Javier-Gandara-y-Marcela-Fernandez

Javier Gándara Magaña el Rey de las campañas negras

Como bien retratan los columnistas que asistieron a una cena con Javier Gándara Magaña el candidato oficial de Guillermo Padrés, en lo que viene siendo una especie de reeleción, Gándara no logra desmarcarse de las campañas negras que han venido realizando los operadores politicos que comparten el y Padrés.

Aqui les dejo un poco de lo que escribio el buen @ChapoSoto en su Zancudo:

…Así que vámonos por partes, porque salió bastante ‘carnita’ de esos encuentros, especialmente en el caso de los contendientes por la gubernatura, pues Claudia Pavlovich aprovechó el foro donde nombró a sus ‘observadores ciudadanos’, para arremeter de nueva cuenta contra Javier Gándara, exigiendo que cese sus ataques y campañas negras, con las que la cuestionado hasta por sus aplicaciones de botox.

“El botox no es delito, pero de lo que a usted se le acusa sí”, sostuvo la candidata de la alianza ‘Por un gobierno honesto y eficaz’, en una declaración inusual que sorprendió a los presentes en el acto, ya que es la primera vez que Claudia toca un tema por el que ha sido víctima de escarnio, sobre todo por los personeros de esa ‘campaña paralela’ que desde el gobierno del estado se mantiene sistemáticamente en redes sociales, y de la que anoche mismo platicamos con Javier Gándara.

Inusual la declaración, decimos, porque Claudia Pavlovich decidió por fin salir al quite en un tema que apesta a discriminación y misoginia, cuando no a un machismo típico de hombres homosexuales que no han sabido asumir su condición como tales, y desde el clóset viven renegando de sí mismos y canalizando sus frustraciones en los ataques a las mujeres.

Los hay, en serio, como también hay quienes desde su condición homosexual conviven con dignidad y respeto, haciéndose merecedores de igual trato respetuoso y digno. No es el caso de los operadores de redes sociales del padrecismo, pero bueno, ese es otro tema.

El punto es que Claudia atinó un tiro de precisión y dejó claro que el debate en esta campaña no versa sobre temas cosméticos, sino sobre asuntos de fondo relacionados con el ejercicio de gobierno, en el que dijo, Guillermo Padrés ha dejado mucho qué desear y cuestionó la continuidad que representa Javier Gándara, a quien retó a aclarar las denuncias enderezadas en su contra.

Obviamente, este tema estuvo presente en la reunión que el candidato del PAN sostuvo con columnistas políticos, y sus respuestas fueron contundentes en algunos rubros.

Por ejemplo, reiteró que él tiene una trayectoria política propia, que no es el candidato de Guillermo Padrés, sino del PAN, y que si a campañas negras aluden, él tiene años lidiando con ataques que vienen desde el PRI, incluyendo demandas y denuncias que no han podido comprobarse en el terreno jurídico, aunque han sido muy bien aprovechadas en el terreno político.

Javier Gándara aguantó el vendaval de los columnistas allí reunidos, que le cuestionaron fuerte sobre esa ‘campaña paralela’ que se realiza desde el gobierno del estado, y que básicamente consiste en mantener una línea de ataques sucios no sólo contra los priistas, sino contra periodistas y ciudadanos que disientan del actual gobierno.

Se le cuestionó si su oferta a los medios de comunicación era la de mantener esa línea, y la de conservar a esos ‘operadores de medios’, y el candidato del PAN nomás sonrió. Se llevó los dedos índice y anular a su frente y pidió: “concédeme al menos un poco de esto”, lo que fue interpretado por los ahí presentes, como “no me creas tan tonto”.

En este encuentro había, desde luego, tres o cuatro empleados del gobierno estatal que aparecen como periodistas, que son parte de esa ‘campaña paralela’ y que pasarán puntual reporte de lo que anoche se dijo en esa reunión. El resto de los colegas, sabedores de que allí estaban, se expresaron con la claridad de quien sabe que sus palabras llegarán directamente a quien deben de llegar.

Hubo al menos dos colegas que le solicitaron al candidato desmarcarse de esa ‘campaña paralela’, explicando que a quien más le afecta es a él mismo, pero no lograron sacarle una declaración en ese sentido, aunque sí un gesto de reflexión, indicador de que lo está valorando.

Y es que después de más de dos años de pre-pre-precampaña, en los que Javier Gándara venía marchando a buen paso, manteniendo niveles de aceptación considerables; después de su arranque oficial hace un mes, cuando las encuestas lo ubicaban hasta 15 puntos arriba de la candidata del PRI, hoy todo mundo habla de un empate técnico. Es decir, de una caída en las preferencias por su candidatura, o un crecimiento de su rival. O de las dos cosas.

Y en ello mucho tienen que ver los acomedidos ‘operadores de medios’ de un gobierno que está peleado con la sociedad sonorense (la que no cabe en su pequeño universo de beneficiarios y súbitos millonarios), y que le están cargando al candidato del PAN las mismas animadversiones que se tienen al gobierno de Guillermo Padrés.

Como sea, el encuentro con Javier Gándara fue franco y abierto, sin sacarle a ningún tema, con momentos ríspidos y otros divertidos. A Javier se le notó serio y firme. Convencido de que hay mucho por hacer en Sonora y que no todo se ha hecho bien.

Aunque, como se ha planteado en anteriores despachos, la historia no registra a un candidato del partido en el gobierno, que se deslinde del gobernador en turno. Eso no va a pasar, pero sí puede pesar.


En vía de mientras, sí tendría que hacer algo para, por lo menos, tranquilizar a los acomedidos que se han pegado como garrapatas a su campaña, vendiéndole la idea de que son los artífices del triunfo de Guillermo Padrés, cuando en realidad, pueden pasar a la historia como sus sepultureros. Aguas.

¡Animate a Opinar!