evidencias-no-palabras

La personalidad de Claudia

Por Alberto Vizcarra / Dossier Politico – El emplazamiento hecho por Claudia Pavlovich, candidata del PRI a la gubernatura a Javier Gándara, candidato del PAN, para que públicamente -en la Plaza Zaragoza de la Ciudad de Hermosillo- se pongan sobre la mesa las acusaciones relacionadas con presuntos actos de corrupción que supuestamente involucran a ambos candidatos, desbaratan el escenario de manipulación que en torno al caso pretendía montar el gobierno de Guillermo Padrés. La cita es para este martes 17 de marzo a las 10 de la mañana, encuentro al que Claudia hace una invitación abierta.

La valiente acción de la candidata priísta, debe de haber sorprendido al gobierno de Padrés, quien no encuentra la forma de sobrevivir al pantano de corrupción en que convirtieron la administración pública durante su gobierno. En las últimas semanas se dio a conocer en foros internacionales lo que todos los sonorenses saben: que Guillermo Padrés utilizó el presupuesto como palanca financiera para el enriquecimiento personal y el de su familia. Indudablemente, en ese mismo entramado de corrupción está involucrado, de manera prominente, el candidato Gándara Magaña.

Llamar la atención de un medio internacional como el Wall Street Journal y soportar la andanada de cuestionamientos nacionales en torno a los millonarios depósitos en dólares que la familia Padrés mantiene en bancos extranjeros, empezó a calar hondo en el gobierno del estado, pero principalmente a propiciar un desplome del candidato padrecista. En reacción desesperada acusan a Claudia de recibir maletas llenas de dinero de la administración priísta del municipio de Nogales. El ataque carece de pruebas, pero no de una fuerte dosis de cinismo pues lleva la intensión de proyectar el sentimiento de que todos somos corruptos.

A la mejor pensaron que Claudia no se detendría a atender estos ataques. Sin embargo lo hizo y los colocó en un escenario donde el padrecismo y su candidato siempre se verán perdidos. Con el reto a Gándara, Claudia le cerró los caminos a la manipulación, la mentira y a la guerra sucia. Lo más seguro es que el candidato de Padrés guarde sus desplantes de gallardía para otros momentos, pero en esta ocasión el caballero renunciará a la discusión pública con la mujer que pretende gobernar Sonora.

De hecho Gándara Magaña ya advirtió que no se presentará al sitio donde lo estará esperando Claudia. Prefiere ser motejado de rajón que encarar públicamente las documentadas acusaciones de corrupción que pesan sobre su persona y sobre la administración municipal que encabezó. Se vio en la proverbial situación de perder-perder. Si asistía no tenía con que documentar las acusaciones, y lo más grave no tenía como responder a los documentados cuestionamientos de corrupción de los que han sido objeto tanto él como Guillermo Padrés. Finalmente se apoyó en la máxima de: más vale que digan aquí corrió que aquí quedó.


Esta acción de Claudia, como la de haber ido a visitar al vocero de la Tribu Yaqui, Mario Luna, quien ha sido encarcelado por oponerse a la ilegal construcción del Acueducto Independencia, la definen como una personalidad independiente. Con ello le da un tapabocas no solo al padrecismo, sino también a quienes han pretendido esteriotiparla como una persona dependiente y exodirigida.

Un pensamiento sobre “La personalidad de Claudia”

¡Animate a Opinar!