Corrupto, cobarde y mentiroso

Ya es una clásica del Gobernador de Sonora Guillermo Padrés, el dar agradecimientos cuando resulta aplastado en cualquier circunstancia, recurso ladino que lo pinta de cuerpo entero como un cínico y desvergonzado.

Pues vea Usted que luego de las sanciones aplicadas por Conagua por obras ilegales en su rancho por rumbos de Bacanuchi, Arizpe, el sociópata mandatario sonorense dijo estar agradecido de la dependencia federal, porque de acuerdo a su opinión ya todo quedó claro, como si se hubiera quitado un gran peso de encima.

Incluso, tan ha quedado claro para el gobernador sonorense, que en la conferencia de prensa donde tres días después del anuncio de David Korenfeld sobre las sanciones, informó que ya con el resolutivo de la Conagua permite a sus hermanos seguir trabajando en la construcción de un “nuevo bordo” justo donde estaba la semidemolida cortina con la que interceptaba las aguas del Río Manzanar para su uso particular.

No tiene ni pies ni cabeza la defensa del corrupto, quien cuando fue sorprendido en flagrancia, reconoció primero como suya la propiedad del Rancho Pozo Nuevo y luego cuando la lumbre le llegó a los aparejos, dijo que lo había heredado a un hijo, un sobrino y a un hermano, a quienes endosó las responsabilidades de sus trapacerías, así como lo haría cualquier cobarde, sin importar llevarse entre las patas a su propio vástago.

De plano Padrés carece de progenitora al comparar su presa con capacidad para almacenar cuatro millones de metros cúbicos, con los cientos, miles de represos que hay en la entidad, en el marco de la cultura ganadera en una región con condiciones climáticas como la nuestra, y dicha comparación representa una sonora bofetada a ese sector ganadero que batalla para conseguir la maquinaria para hacer bordos con el fin de retener el agua de la lluvia para dar de beber a sus animalitos, no para regar sembradíos de Nogal.

Vamos a ver hasta dónde llega la paciencia de Conagua ante el nuevo reto del ratero gobernador sonorense porque ya advirtió que no sólo no terminará de demoler la cortina de su presa, sino que ya se construye una nueva en el mismo lugar y que de plano recurrirá a tribunales para no pagar la sanción por poco más de cuatro millones de pesos por sus ilegalidades, así como tampoco querrá pagar la otra impuesta por Profepa por un millón y medio de pesos.

Y si se niega a eso, por supuesto que tampoco desmantelará su acueducto ni sellará los pozos perforados ilegalmente y de ninguna manera inhabilitará los dos reservorios o sea que el tiro está cantado y ya se organiza para que entren en su defensa personajes de la catadura del dirigente de la Unión Ganadera Regional de Sonora, Luis Sierra Maldonado, a quien le vale progenitora meter en el mismo costal de su facineroso socio, a cientos de pequeños ganaderos honestos y marginados de los apoyos oficiales porque estos, así como el agua, son interceptados por pelafustanes como Padrés.

Así las cosas, habrá que ver de qué cuero salen más correas con un Padrés pretendiendo tirarse el piso y mandando el mensaje que así como él, todos los ganaderos de Sonora se roban el agua y son corruptos, en tanto que el gobierno federal tiene abierto todo un amplio panorama para aplicarle todo el rigor, porque elementos dispone de sobra para meterlo al bote y que restituya a los sonorenses todo lo que se ha robado él, su familia y asociados.

Y en efecto, lo del asunto de la presa y la infraestructura hidráulica y agrícola en su rancho no es ninguna especulación; se trata de una verdad comprobada y documentada de la cual están enterados la mayoría de los sonorenses.

Pero si no es así, vamos a resumir el caso ese donde con recursos financieros de origen desconocido, aunque lo lógico es que haya sido del erario de la entidad, en un plazo no mayor de dos años Padrés construyó en su rancho Pozo Nuevo cerca de Bacanuchi, Municipio de Arizpe, una presa cuya cortina con todo y vertedor de demasías medía 80 metros desde la base hasta la cresta y 120 metros de cerro a cerro, con capacidad para almacenar hasta cuatro y medio millones de metros cúbicos de aguas nacionales.

La existencia de dicha obra era del conocimiento de toda la región e incluso a este y a otros reporteros se nos fue mostrado material gráfico por allá a principios del 2014, de lo cual dimos cuenta en nuestros espacios editoriales, sin que aparentemente hubiera la menor reacción de la instancia federal encargada de ese tipo de asuntos.

Lo que no sabíamos es que esa presa sólo era la punta del iceberg de todo un emporio que incluye la operación de seis pozos profundos ya equipados y electrificados; dos reservorios con capacidad en conjunto de 300 millones de metros cúbicos; un acueducto con tubos de 12 pulgadas de diámetro a lo largo de siete y medio kilómetros, hasta una plantío de nogal que unos dicen supera las 500 hectáreas y otros que “solo” son 300 hectáreas, alimentadas con moderna tecnología de riego.

No lo sabíamos, pero nos enteramos mediante una acuciosa investigación realizada por la periodista Fátima Monterrosa y dada a conocer a principios de septiembre del 2014 en el programa de reportajes periodísticos Punto de Partida de Denise Maerker y lo por ella asentado en ese trabajo, no deja ninguna duda porque incluso Padrés aparece como un delincuente confeso y dispuesto a restituir el daño.

Habrán de saber, que luego de haber sido sorprendido en flagrancia, el gobernador recurrió al dramatismo y a la tragicomedia. Pretendió hacer creer que se trataba de un acto de venganza de parte de Semarnat, Conagua y Profepa por su posición “contraria” a la respuesta federal que se daba ante la emergencia por el derrame de tóxicos de la mina de Cananea a la cuenca del Río Sonora, cuando la misma cronología de los acontecimientos lo desmentían.

Pero no importó, porque de todas formas exigió la remoción del titular de Profepa, Guillermo Haro Bélchez y del de Semarnat, Juan José Guerra Abud, sin que sepamos por qué no exigió lo mismo para el de Conagua, David Korenfeld, aunque declaró personas non gratas y les prohibió meterse en las tareas de remediación a los delegados en Sonora de esas dependencias, Jorge Carlos Flores Monge, Jorge Andrés Suilo Orozco y César Lagarda, sin que por supuesto ocurriera nada.

El caso es que está por verse si Korenfeld y Haro Bélchez tienen las agallas para en efecto concretar los términos de las sanciones aplicadas o si es el gobernador el que las tiene y evita que esa ilegal infraestructura sea erradicada, en el marco de un enfrentamiento que sin duda tendrá resultados irremediables para una de las partes.

Obviamente que la autoridad federal previó la reacción del ratero y por ello debe de haber dispuesto una ruta alterna de sometimiento, y si, vamos a reconocer y coincidir en lo que para muchos es simplemente un mensaje siciliano con el que sin la necesidad de inventar, se le advierte a Padrés sobre muchas cosas, pero principalmente respecto al presente proceso electoral y sus propósitos de elección de estado, a sabiendas que de los pendientes ese sólo es uno porque por donde le tiren le dan.

Ya ven pues que en medio de este reciclado escándalo por la presa de Padrés, ya se asoma otro de características similares de otro lumpen del PAN, César Bleizeffer, en cuyo rancho “Chino Gordo” en Huatabampo, también se manifiesta la obsesión por el agua que tiene esa bola de corruptos del Nuevo Sonora, al contar con varios represos gigantescos, que de acuerdo a avances en la investigación que realiza Conagua, todo indica que se construyeron igual que la presa de Padrés: de forma ilegal.

Bleizeffer era titular de Conagua en el noroeste cuando se hizo de esa infraestructura y también dio un canillazo a Roberto Romero para que se hiciera de derechos de extracción en un pozo cercano a La Victoria, cerca de Hermosillo, predio en donde para no variar, tiene 100 hectáreas de Nogal.

Por lo visto es especialidad del PAN postular candidatos o simplemente perfilarlos como candidatos a puestos de elección popular a gente de dudosa reputación, porque ya ven que Bleizzeffer, precandidato a la diputación federal por el distrito 07, arrastra una inhabilitación y denuncias de fraude y peculado por la ilegal comercialización de terrenos de playa en Huatabampito cuando estaba por concluir su gestión como alcalde.

Luego está la aún titular del Isssteson, Teresa Lizárraga, contra quién hay sendas denuncias penales por el uso irregular de bastantes millones de pesos propiedad del organismo para compras suntuarias de consumo personal y para la decoración de la nueva residencia que adquirió por ahí cerca de la zona hotelera capitalina y por supuesto eso no fue limitante para que fuera incluida en la lista plurinominal federal, con opción de conseguir fuero a partir del 1 de septiembre próximo.

Y qué peor reputación puede haber que la que arrastran Luis Ernesto Nieves y Javier Neblina, quienes como se sabe fueron los testaferros de Padrés para como diputados locales acuchillar la economía de miles de familias sonorenses con los nuevos impuestos y así por el estilo por ejemplo en Cajeme, con un Jesús Félix Holguín con nefastos antecedentes documentados en obras literarias relativas a las sociedades del narcotráfico en Sonora.

A propósito de reputaciones en entredicho, vaya el ridículo que hizo el precandidato del PAN a la alcaldía de Hermosillo, Damián Zepeda, al dar a conocer los resultados de una encuesta más cuchareada que la sopa de un hospicio y que de acuerdo a referencias ciertas que disponemos, fue levantada por integrantes de su propio equipo y no por nada aparece arriba de Manuel Ignacio Acosta.

Pues se engaña solo el Pirrurris, porque hasta ahora todas las encuestas realizadas en Hermosillo, colocan al PRI como marca por encima del PAN por dos dígitos y eso lo saben perfectamente y ya cara a cara, “El Maloro” también está dos dígitos arriba de cualquiera que le ponga el PAN.

De plano chafearon los pitufos al aparecer en esa encuestita que el 75 por ciento de los hermosillenses dice que las cosas están al chingadazo, lo cual puede ser un chiste que se cuenta solo que contradice los índices, de levantamientos serios, que colocan a Padrés en no más del 4.1 por ciento de aprobación.

Y eso que el ya casi extitular del Registro Agrario Nacional no ha hecho activismo ni nada por el estilo y peor tantito, esperen el impacto que sin duda tendrá en la opinión pública el hecho de que mientras Padrés y los del PAN angustiaban a los capitalinos con la amenaza d quedarse sin agua, el meramente del Palacio disponía al menos cuatro millones de metros cúbicos del líquido robado.

Por lo pronto, como Ya Es Hora, a partir de este fin de semana habrá muchas novedades con muy malas noticias para los panuchos en Hermosillo, cuando junto con “El Maloro” ya se perfilan para contender para las cinco diputaciones locales Kitty Gutiérrez Mazón, David Palafox, Iris Sánchez, Flor Ayala Robles Linares y Julio López Ceja.

Complementan esa fórmula tricolor-Verde los ya asegurados precandidatos a diputados federales, Ulises Cristópulos y Erubiel Durazo, todos encabezados por la meramente, Claudia Pavlovich.

Escrito por Samuel Valenzuela
Viernes 06 de Febrero de 2015 18:10


www.elportaldelagente.com

¡Animate a Opinar!