Reciben-estudiantes-sonorenses-primeros-zapatos-escolares-gratuitos de mentiras

Guillermo Padrés simulo entrega de zapatos, solo para su foto del 5to Informe

Reciben-estudiantes-sonorenses-primeros-zapatos-escolares-gratuitos de mentirasComo bien anoto el Chapo Soto en su columna de hace unos días, ayer tuve contacto con la mama de una de las niñas que poso para la foto en su escuela donde los habían ilusionado con la entrega de Zapatos escolares, la Sra. fue tajante, dijo “¡Todo fue una pinche mentira, solo para tomarle la foto al cabron ratero ese! Les probaron los zapatos a los chamacos y luego se los pidieron de vuelta, y es fecha de que no les entregan aun nada!

El Zancudo
(No mata, pero hace roncha)

Arturo Soto Munguía

Entrega de zapatos, otra engañifa

La que sigue es una historia recogida entre padres de familia y alumnos de las escuelas Heriberto Aja (primaria) y la ‘Prevo’ (secundaria) en Hermosillo. Y la comparto nada más para alimentar la capacidad de asombro, por aquello de que cuando la capacidad de asombro se acaba, se acaba también la vida.

Toda la semana pasada, el gobernador y los principales integrantes de su gabinete legal y ampliado, así como varios (no todos) los diputados locales y uno que otro federal, se lanzaron a una ‘gran cruzada’ en las escuelas de Sonora (no en todas), para repartir zapatos y uniformes escolares a los niños y jóvenes.

Aquello fue una fiesta de flashazos. Las redes sociales y los medios tradicionales se inundaron de imágenes de funcionarios públicos sonrientes, en poses estudiadas y con discursos prefabricados, ponderando lo histórico y lo inédito de este programa gubernamental, orientado a calzar a más de medio millón de escolapios.

Una fiesta de flashazos restringida, habría que apuntar, a los propios funcionarios públicos y sus respectivos pools de prensa, porque los medios de comunicación no fueron invitados a cubrir esas históricas e inéditas jornadas.

Eso despertó algunas sospechas, que alimentaron versiones en el sentido de que los actos de entrega en las escuelas eran más bien privados, porque los zapatos entregados -conforme a un padrón confeccionado meses atrás-, ya no correspondían a la talla de los muchachos, y porque los eventos eran tomados como tribuna para el proselitismo político de los funcionarios públicos, a favor del PAN.

No fue por eso. La casualidad, o la curiosidad de algunos jóvenes los llevó a descubrir que no se invitó a la prensa a esos eventos porque en realidad, los zapatos no fueron entregados.

Así como lo lee, descalzada lectora, enchanclado lector: toda la parafernalia zapatera fue nomás para la foto.

Es decir, se montaron escenarios en cada una de las escuelas visitadas, previo acuerdo con profesores y directores de filiación panista o filopanista.

Se colocaron decenas de cajas, encima de las cuales aparecían algunos pares de zapatos, mismos que eran tomados por los funcionarios -incluyendo al gobernador, desde luego-, para calzárselos a los pequeñines en una tierna estampa destinada a la posteridad.

O cuando menos, a aparecer en los videos, spots y desplegados propagandísticos del Quinto Informe de Gobierno.

Pero algunos muchachos, tanto de la Prevo como de la Heriberto Aja, en Hermosillo, cometieron la imprudencia de asomarse a las grandes cajas de cartón donde supuestamente se contenían los pares de zapatos. Oh sorpresa. Estaban vacías. Sólo fueron llevadas a las canchas de las escuelas, como escenografía, como utilería para la foto que después circularía profusamente en todos los medios de comunicación.

Un padre de familia comentó a este columnista que los zapatos entregados a su hija, sólo los tuvo entre sus manos durante el efímero momento del flashazo para la fotografía de rigor. Inmediatamente le fueron recogidos con la promesa de que dentro de algunos días más, le serían devueltos.

Incluso, me dice, las mismas cajas de cartón vacías fueron paseadas de una escuela a otra, lo mismo que los diez o veinte pares de zapatos que eran colocados encima de ellas para la foto que después ilustraría lo histórico y lo inédito de esta entrega.

Por lo menos en dos escuelas de Hermosillo, sucedió esto.

Pero verificar lo anterior es sumamente sencillo. Basta con preguntar a los padres de familia cuyos hijos estudian en las escuelas donde se realizó la “entrega”, si sus hijos ya están calzando sus zapatos nuevos, o si por alguna razón, tendrán que esperar algunos días, quizás hasta después del informe, para ir de estreno a tomar sus clases.

Ojalá que en alguno de los programas de radio y televisión de este jueves por la mañana, algún conductor hiciera una encuesta rápida entre los radioescuchas, porque la denuncia es grave.

Estaría evidenciando, de nueva cuenta, esa forma de gobernar del Nuevo Sonora, donde todo beneficio es virtual. Donde las políticas públicas se limitan a la estridencia mediática de la propaganda que ensalza el culto a la personalidad, y al mismo tiempo oculta la mezquindad de un gobierno que ya hizo de la mentira el eje rector de sus políticas públicas.


Ojalá me equivoque y estas denuncias correspondan sólo a ‘casos aislados’, porque de lo contrario, estaríamos frente a otra gran engañifa de nuestras autoridades.

¡Animate a Opinar!