guillermo-padres-caballos

¿Qué le pasó al señor gobernador?

guillermo-padres-caballos“Mi teléfono está abierto. No sé qué le pasó al señor gobernador…”, comentó, extrañado, Juan José Guerra Abud, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Lo acabábamos de interrogar sobre la actitud belicosa de Guillermo Padrés, gobernador de Sonora, a raíz de que se supo lo de la presa hidráulica que tiene en su rancho.

Pero también sobre los desplegados en los que pide la cabeza del titular de la Profepa, Guillermo Haro Belchez, y de los delegados de Conagua, Profepa y Semarnat.

En los desplegados que mandó a publicar, el gobernador del PAN acusa a los delegados federales y al procurador de actuar con “dolo y mala fe” en el escándalo de la presa “El Titanic” —así la llaman ejidatarios del lugar—ubicada en su rancho Pozo Nuevo.

Pero en el gobierno federal no tienen la menor intención de cambiar a Haro Belchez, ni a los delegados en Sonora.

El titular de la Semarnat, quien es superior inmediato de Haro Belchez, nos hizo saber que está muy contento con el trabajo del procurador.

“No le he propuesto al señor Presidente ni le voy a proponer que remueva a nadie”, recalcó. “El procurador está haciendo un esplendido trabajo”, remató.

La prudencia le impedía al secretario declarar que la molestia de Padrés tiene que ver con la balconeada que le dieron en el programa de Televisa Punto de Partida, que conduce Denise Maerker.

Hasta el secretario Guerra Abud se enteró en Punto de Partida que en el sediento estado que gobierna (hay un muy serio conflicto por el agua entre el norte y el sur) el mandatario panista se aventó la puntada de construirse una presa hidráulica de cuatro millones de pies cúbicos de agua para la siembra y riego de nogal.

Peor aún. Lo han agarrado en mentiras. Dice que la presa ha estado allí por décadas. Pero fotos satelitales en poder de la Semarnat demuestran lo contrario. “Es de reciente construcción”, nos confirmó el secretario.

La presa, al parecer, tampoco tiene el título de concesión que otorga la Conagua, ni la autorización de manifestación de impacto ambiental, que se requiere de la Semarnat. Eso podría conducir a su demolición.

Pero en este tema, el titular de la Semarnat volvió a optar por la prudencia. “No me gustaría, en este momento, llegar a una conclusión hasta no tener las evidencias”, evadió.

El titular de la Semarnat es el invitado en turno del programa Arsenal, que hoy sábado se transmite por Excélsior Televisión a las 18:30 horas. (Canal 127 de SKY y de Cablevisión).

Otro tema que abordamos con Guerra Abud es el derrame de sulfato de cobre en los ríos Bacanuchi y Sonora, pero también la responsabilidad de Grupo México en lo que el propio Guerra Abud calificó de “el peor desastre ambiental en la historia de la minería”.

Ya encarrerado, el secretario reveló que con los diputados de la Comisión Especial que investiga el derrame de tóxicos en los ríos Sonora y Bacanuchi han coincidido en la necesidad de endurecer las leyes ambientales. “Hay que ponerle dientes”, sintetizó el secretario.

En el entorno del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, están más que convencidos de que el Informe de la CNDH, que señala a la policía estatal como responsable de las lesiones al niño José Luis Tehuatlie Tamayo, 13 años, provocadas en una manifestación en Chalchihuapan, tiene que ver con la campaña de reelección del ombudsman, Raúl Plascencia Villanueva.

El hombre, es cierto, anda movidísimo. Quiere quedarse otros cinco añitos al frente de la comisión. Ya consignamos aquí el tono de la carta que supuestos colaboradores envían a diversas organizaciones de la sociedad civil para que le den “apoyo total”.

Su meta es que por lo menos tres mil asociaciones se pronuncien por la reelección, nos dicen.

Pues resulta que no es uno, sino cinco machotes diferentes que han estado enviando a diversos sectores a nombre del ombudsman para solicitar el apoyo.

La búsqueda de respaldo se ha extendido a los estados donde los presidentes de las comisiones estatales han estado muy cerca de Raúl Plascencia.

En ese grupo destaca el sonorense Raúl Ramírez, quien le erigió un busto a Plascencia; Juan José Ríos, Sinaloa; Ana Patricia Lara, Campeche; Manuel Argáez, Tabasco; Arnulfo Correa, Zacatecas, y Fernando Perera, Veracruz.

El ombudsman contaba igualmente con el respaldo del poblano Adolfo López Badillo —el auditorio de la comisión estatal se llama “Raúl Plascencia Villanueva”—, pero después del informe que contradice la versión de Moreno Valle de que fueron “infiltrados” entre los manifestantes de Chalchihuapan los que lesionaron al menor, dudamos que se atreva a mantener la misma posición.

“El respeto a las cámaras genera la paz”, nos dijo, el jueves, Silvano Aureoles, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, luego de recibir las 67 cajas que llevó el PAN con dos millones y medio de firmas para solicitar la consulta ciudadana para un salario digno.

Y es que al diputado del PRD no le pasó lo que a su correligionario en el Senado, Miguel Barbosa, cuando López Obrador fue a llevar las firmas que reclaman una consulta ciudadana contra la Reforma Energética.

El Peje quiso hacer esperar al presidente de la Mesa Directiva en el Senado hasta que concluyó un acto político en otra sala. Pero Barbosa ya no lo esperó y le pidió a Arturo Garita, secretario general de Servicios Parlamentarios, completara el trámite.

El jefe nacional del PAN, Gustavo Madero, por el contrario, llegó muy puntual al Salón Protocolo de San Lázaro.

Moraleja de la semana (cortesía de Voltaire): “Es peligroso tener razón cuando el gobierno está equivocado”.


Por: Francisco Garfias

¡Animate a Opinar!