yaqui-muerto-montaje-rupestre

Montaje rupestre

yaqui-muerto-montaje-rupestreAmigos que visitan esta pagina, les comparto esta columna del experimentado periodista Sonorense Samuel Valenzuela @samvalor de El Portal de la Gente, donde detalla las patrañas a las que tiene recurrir el Gobernador Guillermo Padrés Elias, famoso ahorita en México por corrupto y por su Rancho con Presa particular, aunque ya no hay presa (por que al parecer la dinamito) no hay quien olvide el insulto para los demás sonorenses que estamos batallando por el agua. Hay que recordar que Guillermo Padrés junto con Felipe Calderón estuvieron a punto de desconocer la existencia de la Tribu Yaqui, por suerte se actúo a tiempo y se impidió tal estupidez.

Por Samuel Valenzuela: Ya comienza a asomarse en su entera dimensión otra estupidizada perversidad del PAN-Gobierno de Sonora, en sus afanes por criminalizar la lucha de la tribu yaqui en contra del acueducto El Novillo, denigrar a la etnia, anular sus liderazgos y dejarla sin representación jurídica.

Luego de varios días de tenerlo en el invernadero, es hasta este viernes cuando el procurador Carlos Navarro Sugich ejecuta su acto circense y oficializa que Francisco Antonio Delgado Romo fue asesinado y sobre su cuerpo en descomposición se encontró un letrero en una cartulina cuyo texto liga ese crimen con el rechazo a la ilegal construcción y operación de ese cuestionado tubo.

Oportuno el corrupto fiscal estatal, porque su anuncio empata con posicionamientos de prestigiadas instancias nacionales e internacionales de defensa de los derechos humanos y de las etnias y el cada vez más insostenible, desde el punto de vista legal y moral, del encarcelamiento de Mario Luna y Fernando Jiménez y la persecución de Tomás Rojo.

Sin sustento para mantenerlos en la cárcel porque los usos y costumbres de los yaquis para mantener el orden interno no son punibles, estructura ese montaje que seguramente lo llevará a acusar a los citados liderazgos de la tribu, del asesinato de quien como asalariado del oficialismo panista de esta entidad, en vida nada pudo hacer para sabotear la lucha en defensa del agua y del territorio de la etnia.

Obviamente que el malogrado lacayo del titular del Capis, Lamberto Díaz Nieblas, de poco o nada servía a sus amos e incluso, sus intemperancias, desatinos y dislates a lo largo de estos meses, lo tenían prácticamente a salto de mata, solitario y prácticamente abandonado por sus otroras generosos mecenas, nada contentos porque en lugar de ayudar a la causa gobiernista, generaba un efecto a la inversa y el repudio la gente lo llevó casi al aislamiento total.

Cierto que Delgado Romo fue a quien se le chicoteó atado a un poste e incluso se le despojó de su nacionalidad yaqui por no honrar a su raza, sanciones en las que como todo mundo sabe, los acusados por Navarrito nada tuvieron qué ver y también es cierto que junto a agentes de la Policía Estatal Investigadora y empleados de Capis, durante los últimos meses anduvo conspirando en contra de las autoridades tradicionales y del movimiento de defensa del agua.

Nunca pudo hacer nada porque nadie en su sano juicio acompañaría a un sujeto que allá en el monte y sin ningún decoro hacía apología del acueducto y era utilizado por el gobierno de Guillermo Padrés para generar incertidumbre respecto a inminentes irrupciones policiacas para romper con el bloqueo en Vicam o para dispersar reuniones en la Ramada Sagrada, todo en el marco de una descarada simbiosis con los propósitos represivos del gobierno en contra de los yaquis.

De hecho, ya nadie lo tomaba en serio y su única fuente de sobrevivencia como instrumento del gobierno en contra de los yaquis, fue la demanda que le ordenaron interpusiera en contra de los liderazgos de la tribu, luego de que fuera detenido por miembros de la tropa yoreme cuando embrutecido por el alcohol, echó su auto encima a un grupo de señoras y niños que hacían guardia en el bloqueo de la carretera.

Cierto que nadie merece morir y menos de esa forma como dice Navarro que murió su empleado, pero lo más gacho del asunto, es que al ritmo de cómo han pasado las cosas, la línea más sólida de investigación debe ser que sus victimarios o victimario obedeció una consigna en contra de alguien que les servía más muerto que vivo, porque esa otra línea que pretenden construir, luce deschavetada.

No tiene ni pies de cabeza la versión del procurador respecto a que desaparecido desde hacía varios días y su cuerpo en completo estado de putrefacción, al grado tal que ni sus familiares estaban seguros de su identidad, se haya encontrado sobre el cadáver un letrero en el que con pulcra letra, en español no en la lengua yaqui, se avisa que su muerte fue por traidor a la tribu.

Lo curioso del caso es que a pesar del estado del cuerpo y que durante esos días hubo intensas lluvias y/o mucho calor en esa zona, el cartón y la leyenda no muestra los efectos del clima y salvo rasgados y daños en el cartón que no lucen circunstanciales, el estado del letrero es relativamente bueno.

Desde que el cuerpo fue encontrado, espacios mediáticos al servicio del PAN-Gobierno de Padrés arrancaron con su campañita para inculpar a los liderazgos de la tribu de ese crimen y a la par, los escépticos que nunca faltan y sobre todo la gente decente que también hay muchos, dejaron saber de sus sospechas respecto a que dicho crimen es parte de un montaje y que incluso los autores intelectuales y materiales del hecho son parte de la mafia del mal llamado Nuevo Sonora.

Si lo del plagio y robo de vehículos no tiene sustento para mantener en la cárcel a Mario y a Fernando, mucho menos tiene la que seguramente les endilgará Navarrito por la muerte de Delgado Romo y si se atreve a hacerlo, pues más malito se verá el gobierno de Padrés en el concierto nacional e incluso internacional.

Porque han de saber, que mientras los del PAN-Gobierno y su procurador tejen primitivismos y montan grotescos escenarios, los liderazgos yaquis andaban en Guadalajara, en la ciudad de México, Nueva York, Washington y demás, recolectando apoyos entre estadistas, liderazgos intelectuales, políticos y de artistas o sea totalmente alejados de un acto criminal como el que tan puntualmente describió Navarrito, pero que se los adjudica a la técnica forense.

Dada la fama del oficialismo panista de Sonora, tenemos el derecho de sospechar de que Delgado Romo fue víctima de alguno de sus sicarios con el fin de criminalizar a la tribu yaqui, porque ya ven que con el fin de fundamentar la hipótesis de que fue provocado el incendio en una bodega de hacienda el 5 de junio del 2009, se asesinó a una persona que supuestamente había dirigido tal siniestro, pues que les cuesta haber montado algo similar en esta ocasión.

Por lo demás, hilarantes los alegatos de los empleados del gobernador Padrés que cobran como diputados en el Congreso del Estado, quienes apabullados por las evidencias de más corrupción en la cuenta pública del 2013, así sobre las rodillas elaboraron un documento con el que pretenden refutar resultados de datos técnicos recopilados a lo largo de todo el año por reconocidos despachos contables externos y por personal altamente calificado del ISAF.

No tiene desperdicio la díscola conducta de los pastoreados por el secretario de Gobierno, Roberto Romero al asegurar que no es verdad de que se registraron más de dos mil 400 irregularidades, de las cuales más de 600 no han sido solventadas y que sobre todo la administración padrecista salió inmaculada dado “el excelente trabajo del ISAF”, aunque luego dicen lo contrario al desacreditar ese mismo trabajo en los dictámenes a las cuentas públicas de los ayuntamientos gobernados por el PRI.

Esa es otra vacilada más de Javier Neblina Vega y sus congéneres diputados ahora inmersos en incongruencias en función de las delicadas circunstancias que vive el PAN en Sonora, que así como no hace ni tanto tiempo un día ponderaban a la tenencia o COMUN como la última cocacola del desierto y al otro decían lo contrario para hacerle coro a Padrés, ahora despotrican en contra de delegados federales en Sonora y mañana les lamen la suelas de los zapatos.

Y en este rosario de contrasentidos pitufos, con qué cara, con qué moral pudiera el dirigente estatal del PAN, Juan Bautista Valencia pontificar sobre honestidad y buenas prácticas administrativas en ayuntamientos del PRI, cuando él está hasta el cogote de la porquería que subyace en la adquisición a precios de ganga y mediante artilugios mafiosos, de terrenos de alta plusvalía en el vado del Río ylo mismo va para su jefe Padrés, cuando aún está pendiente lo más grueso de la insultante inversión financiera en su rancho.

Pues los del PAN como que ya se están acostumbrando a la incongruencia, porque ya ven ustedes que poco a poco se ha ido difuminando la publicitada encuesta y campañita sobre el salario mínimo, luego de su principal base de sustentación y fuente de recursos cuando no son gobierno o sea importantes segmentos del sector empresarial, no sólo no jalaron con ellos, sino que combaten dicha propuesta.

Y el dirigente nacional de la Concanaco, Enrique Solana Senties no deja mentir, al calificar como criminal para la economía de este país concretar lo que proponen los panistas urgidos de clientela electoral e incluso a nivel local, ya Javier Gándara Fernández declaró por ese mismo estilo.


Y los lamentables hechos ocurridos en un kínder en Navojoa cuando un niño murió al caerle encima un columpio, pinta de cuerpo entero la precariedad de la infraestructura escolar en Sonora, en donde como se sabe, todo se concentra en obras de relumbrón o sea fachadas y cercos.

¡Animate a Opinar!