Rancho Guillermo Padres con Presa

Guillermo Padrés tiene rancho con presa incluida

Rancho Guillermo Padres con PresaBACANUCHI, Son., 8 de septiembre.— En municipios de la cuenca del río Sonora, los afectados por la peor tragedia ambiental en la historia de la industria minera conocen bien al gobernador Guillermo Padrés Elías, quien nació en Cananea y toda su vida ha explotado los recursos naturales de la región en ranchos de su familia, donde igual producen nuez, flores de ornato y pez tilapia, que crían caballos pura sangre, engordan ganado o aprovechan al borrego cimarrón y el venado cola blanca en actividades de caza deportiva.

No es necesario insistir mucho para que la gente, desde Ures hasta Bacanuchi, en el municipio de Arizpe, cuenten las andanzas del mandatario estatal, al que recuerdan desde que era niño y que “de unos años para acá ha vivido una etapa de bonanza” que le permitió rescatar prácticamente del abandono una propiedad que era de su padre y ahora es una de sus favoritas.

Se trata del rancho Pozo Nuevo de Padrés, ubicado a cinco kilómetros del pueblo de Bacanuchi, de tres mil 670 hectáreas, que luce imponente con la presa El Titanic, como la conocen los ejidatarios, construida a finales de 2011 y principios de 2012, sin el título de concesión que otorga la Comisión Nacional del Agua (Conagua), ni la autorización de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

El embalse, de 120 metros de longitud y una cortina de 80 metros de altura, tiene capacidad para almacenar cuatro millones de metros cúbicos de agua que llega del río Manzanal, como lo dio a conocer Excélsior en su edición del viernes 5 de septiembre.

A pesar de que Guillermo Padrés Elías asegura que El Titanic existe desde hace 60 años, habitantes de Bacanuchi y extrabajadadores del rancho Pozo Nuevo de Padrés confirmaron que durante la construcción de la presa, hace tres años, un hombre perdió la vida ahogado, cuando realizaba labores de albañilería.

La víctima, de nombre Guillermo Fuentes Gracia, era vecino de la colonia La Estación, ubicada en el municipio de Cananea, y fue contratado por la empresa Premaco del Desierto para prestar sus servicios en el rancho del gobernador de Sonora. Actualmente su viuda trabaja haciendo el aseo en una escuela secundaria propiedad de la familia Padrés.

De acuerdo con la versión de uno de sus hijos, el señor de 40 años estaba laborando en el bordo de la presa, cuando perdió el equilibrio y cayó en el agua.

Fernando Ramírez, pequeño productor de ganado y sorgo de Bacanuchi, dijo que el cuerpo de Guillermo Fuentes Gracia fue recuperado dos días después de ocurrido el accidente, el 6 de diciembre de 2011.

“Un señor de Cananea se ahogó, estaba trabajando ahí, se resbaló por el hule y cayó, duraron como dos días para sacarlo, trajeron buzos y lo sacaron ya ahogado”, detalló.

La construcción de la presa El Titanic y la perforación de seis pozos en el rancho Pozo Nuevo de Padrés a partir de febrero de 2012, a nombre de Guillermo Padrés Dagnino y Miguel Padrés Molina, hijo y sobrino del gobernador de Sonora, coinciden con la caída en el suministro de agua para el resto de los poco más de 200 habitantes de Bacanuchi.

A decir de Ignacio Pesqueira, dueño de alrededor de 30 vacas, en los últimos dos o tres años, 10 pozos del poblado, algunos con hasta un siglo de antigüedad, se secaron y ahora sólo quedan aproximadamente cinco, que estaban en operación hasta antes del derrame en la mina Buenavista del Cobre.

Comentó que desde hace 20 o 25 años, existe un proyecto de los habitantes de Bacanuchi para construir una presa que llevaría el nombre de El Tasajo, pero no han recibido el visto bueno de la Conagua.

“Aquí hemos estado pidiendo una presa y resulta que la construyeron antes en el rancho del gobernador; el día que estuvo Memo Padrés acá le recordamos que hace muchos años estamos solicitando la obra llamada El Tasajo y nos dijo que lo iba a ver”, relató.

Don Nacho agregó que en los últimos 10 años se volvió “muy engorroso agarrar un permiso para abrir nuevos pozos”, bajo la amenaza de que serían tapados, “en caso de que los abriéramos sin permiso”.

Ante la desesperación de la gente que no tiene agua desde hace 33 días por el vertido de tóxicos al río Sonora y la necesidad de regar las parcelas y dar de beber a los animales, el hombre de 77 años hizo un llamado a Guillermo Padrés Elías para que los ayude en estos momentos, aventándoles un poquito de agua hacia Bacanuchi.

Patrón

Al menos 45 habitantes del pueblo de Bacanuchi trabajan en el Pozo Nuevo de Padrés, porque es una de las pocas opciones para laborar en la zona, ya que de lo contrario hay que viajar a Cananea y emplearse en la mina Buenavista del Cobre.

Jorge Iribe, de 19 años, relató que siendo menor de edad trabajó en el rancho del gobernador de Sonora como jornalero.

Por su actividad, percibía pagos quincenales de 2 mil 800 pesos, sin ninguna prestación de ley como seguridad social, además de que regularmente su sueldo llegaba con retraso.

“Hay veces que se atrasan mucho los pagos, hasta dos quincenas y te pagan sólo una, y pues nadie se anima a hablar, todos tienen miedo de perder el trabajo, de que los corran, porque no hay otra fuente de trabajo aquí, y la poquita que hay ahora no se puede con el derrame en el río Sonora”, detalló.

Jorge, quien prestó sus servicios en el Pozo Nuevo de Padrés, hace dos años, indicó que el rancho del mandatario estaba abandonado y “de la noche a la mañana se levantó”; los trabajadores estuvieron enterados de la construcción de la presa El Titanic, donde murió un señor, y que los nuevos pozos sirvieron para ampliar las huertas de nogal a casi 700 hectáreas, alrededor de 700 mil árboles, con un moderno sistema de riego por goteo.

Derechos Humanos denuncia penalmente a Grupo México por el derrame en Sonora

La Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) interpuso una denuncia penal por el derrame tóxico de Grupo México en el río Sonora por los delitos de daños en contra del medio ambiente, omisiones y negligencia.

Raúl Ramírez Ramírez, presidente de la CEDH en Sonora, detalló que la demanda fue interpuesta el pasado viernes 5 de septiembre, pero será ratificada ante la Procuraduría General de la República (PGR).

“El jueves de la semana pasada tuvimos una reunión con cuatro de los siete alcaldes de municipios afectados, donde llegamos a varios acuerdos, yo les informé de los avances de la investigación, pero sobre todo les enseñé la denuncia penal que ya presentamos el viernes pasados y que habremos de ratificar mañana (hoy) ante PGR, esto con independencia de la investigación que seguiremos de manera normal”, informó el ombudsman de Sonora.

La víspera, Ramírez Ramírez acordó que las oficinas de la CEDH en esta capital sean la sede de un posible encuentro entre los alcaldes de municipios afectados por el derrame tóxico y el presidente del Grupo México, Xavier García de Quevedo.

“Si no hay respuesta de Grupo México, juntos los Derechos Humanos, alcaldes, autoridades federales y estatales iremos a tocar las puertas de la mina de Cananea Buenavista del Cobre, e incluso al propio Germán Larrea, para exigir una respuesta clara para los habitantes del río”, manifestó.

Por su parte, el sexto visitador de la CNDH integra un expediente para solventar futuras observaciones dirigidas al consorcio minero e incluso la posibilidad de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) se sume a las denuncias penales y protestas en contra de la empresa responsable de que más de 22 mil habitantes de la región estén sin acceso al agua potable.

Los presidentes municipales de los municipios afectados responsabilizan a Buenavista del Cobre de causar daños ecológicos, afectación a la ganadería, agricultura, comercio, salud, estabilidad económica y emocional de los habitantes.


Por: Ernesto Méndez
Via @excelsior

¡Animate a Opinar!