guillermo-padres-presa-nueva

Guillermo Padrés tiene otra Presa en su Rancho ¡la de repuesto!

guillermo-padres-presa-nuevaNo cabe la menor duda que con el Mentiroso de Guillermo Padrés uno no deja de sorprenderse, hoy leyendo la columna El Zancudo de Arturo “El Chapo” Soto, quede sorprendido ya que dentro de el territorio del Rancho El Pozo Nuevo de Padrés, existe otra presa de muy buen tamaño no muy retirada de la que dice el Gober Presoso fue derrumbada por una corriente (no hubieron precipitaciones como para ese hecho, menos en una construcción tan robusta de hace 60-200 años), también El Portal de la Gente de Samuel Valenzuela tiene su investigación sobre este particular. Vaya que a los Padrés se les facilita tener agua en demasia en sus propiedades. ¡Que suertudos! De andar bien jodido a finales del 2008 que no lo dudo, que hasta a Coppel de debían ahora son prósperos terratenientes y muy habiles empresarios, por que con los sueldos que tienen, tienes que ser un genio para estirarlo y que alcance para todos eso, casas nuevas, carros nuevos, caballos de pura sangre, ranchos, caballerizas, etc.

Aqui la columna del Chapo Soto titulada: Descubren nueva presa en rancho de Padrés

Ayer fue hecho llegar a este columnista el documento con las imágenes de lo que parece ser esa nueva presa, misma que de confirmarse desataría un nuevo escándalo al ya de por sí escandaloso asunto de las propiedades del gobernador. Ese documento lo puede usted consultar en http://www.flashearth.com/?lat=30.699046&lon=-110.25551&z=16.9&r=0&src=msa

Para los simples mortales, incluso para los más avezados periodistas que suelen presumir información privilegiada, será un misterio lo que se negoció en el encuentro que sostuvieron el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Lo que sí sabemos todos, porque fue público y notorio, es que el responsable de la política interna en el país le canceló hasta en dos ocasiones la cita al de Cananea, que tuvo que recurrir a los legisladores federales de su partido, y al dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, para que Osorio Chong le abriera las puertas de su oficina.

Hay indicadores, sin embargo, de que al gobernador sonorense no le fue del todo bien. De unas semanas a la fecha, el semblante del gobernador se ha ensombrecido. La imagen que le inventaron y con la que pretendieron vender la imagen exitosa, de un tipo que en lugar de políticas públicas anunciaba pasta dental, ha desaparecido junto con su sonrisa. El gobernador se nota seriamente preocupado.

Y no es para menos. Un día después del encuentro con Osorio Chong, “las inusuales avenidas de agua” en el arroyo Manzanales destruyeron la cortina de su presa en el Río Bacanuchi, lo cual suena increíble considerando que durante toda la semana pasada esa presa fue desfogada, reduciendo notablemente su embalse, como si estuvieran preparando el terreno para volar la cortina. Y uso la palabra “volar”, porque los primeros reportes de los vecinos de Bacanuchi fueron en el sentido de que la madrugada del sábado 20 de septiembre, se escuchó una fuerte explosión por esos rumbos. Luego aparecieron las fotos de la presa con la cortina hecha polvo.

¿Es posible que al gobernador le hayan presionado para destruir su presa particular, antes de que le cayera encima la conclusión de las investigaciones que sobre la misma están realizando peritos de la Comisión Nacional del Agua? Puede ser.

En la víspera, el titular de la Unidad Estatal de Protección Civil, Carlos Jesús Arias, salió a ofrecer una rueda de prensa denunciando un nuevo derrame tóxico en otro de los represos de la minera Buenavista del Cobre, filial del Grupo México. El funcionario se quejó de que personal de esa empresa no los dejó entrar para hacer las inspecciones del caso, y amenazó con usar la fuerza pública para hacerlo. Anunció también el “rompimiento de toda relación del gobierno del estado con Grupo México”, cualquier cosa que eso signifique.

Pero ayer, tras la reunión de la Comisión de Trabajo Río Sonora, presidida por Alfonso Navarrete Prida (secretario del Trabajo del gobierno federal), con presidentes municipales de la zona afectada, y en la que estuvo presente el gobernador, el funcionario federal desechó la versión de nuevos derrames.

Y Guillermo Padrés tuvo que dar otro reversazo en sus algaradas de rompimiento de relaciones con Grupo México.

“Por supuesto, tanto de Grupo México que se integra en esta mesa de trabajo, y se buscan todas las medidas posibles en conjunto, por un lado buscar la reparación del daño y por el otro que esto no vuelva a suceder, por supuesto que vamos a seguir trabajando de la mano, cuando estemos en el mismo canal de buscar soluciones, sin poner obstrucciones, el gobierno del estado va mantener relaciones con cualquier institución, y en este caso con la empresa”, declaró.

En esa reunión de la Comisión Río Sonora, Padrés tuvo que verse las caras con los delegados federales, mismos a quienes hace un par de semanas “expulsó” del Consejo Estatal de Protección Civil, instancia que no ha vuelto a reunirse desde entonces y que por cierto, jamás de los jamases ha contado con la presencia del gobernador, que es su presidente.

Ayer Padrés lució especialmente tenso. Molesto. Quizá ya sepa que a todo lo que le ha pasado últimamente, se sume lo que parece ser el descubrimiento de una nueva presa en su rancho.

Para remachar el clavo, este martes estará en Hermosillo el titular de Semarnat, Juan José Guerra Abud para realizar una gira de trabajo por los pueblos del Río Sonora. En Baviácora pondrá en operación un pozo que ya fue reubicado, entregará cheques a productores de la región y sostendrá un encuentro con la sociedad civil.

Pero la nota que levantará polvo tiene que ver con las investigaciones que esa dependencia realiza sobre los desmontes realizados en amplias zonas de terreno en las inmediaciones de su rancho en Bacanuchi, y lo más grave, los presuntos trabajos de preparación para la construcción de otra presa en esa zona.

No las trae, pues, todas consigo el gobernador de Sonora. De hecho, este mismo martes, en el Congreso federal, el diputado guaymense Antonio Astiazarán presentará una solicitud de juicio político contra Guillermo Padrés, en el que se investigue todo lo relacionado con el origen de los recursos para la construcción de la presa hoy destruida, así como otras obras como el acueducto que existía allí mismo, los permisos para seis pozos que dejaron sin agua al pueblo de Bacanuchi, para regar cientos de hectáreas de nogal propiedad del gobernador, entre otras cosas.

La solicitud está firmada por 150 diputados federales, así que no es para desestimarse.

Eso por un lado. Por el otro, el abogado David Zubía ha comenzado una campaña de recolecta de firmas, mediante un formato bien elaborado, en el que se solicita también el juicio político al gobernador de Sonora. La cosa viene en serio, en breve se instalarán módulos en los principales municipios del estado, y se lanzará una página de internet. Pero sobre esto último, abundaremos en la columna de mañana. Por ahora aquí la dejamos. Gracias.


También puedes seguirnos en Twitter @chaposoto

2 pensamientos sobre “Guillermo Padrés tiene otra Presa en su Rancho ¡la de repuesto!”

  1. Todo esto, desde hace años, AÑOS se sabía, era tema público, se puede encontrar en internet con fechas del 2012 y anteriores. Porque hasta hoy se dicen “periodistas” y sacan noticias viejas?… Porque hasta hoy, que ya está por salir esta alimañana desnudan toda su porqueria?. Porque no lo sacaron hace 4 años cuando se pudo detener tanta corrupción y tanto daño a la sociedad sonorense?

¡Animate a Opinar!