eres-mala-teresa

¿Por qué no te quedaste callada, Teresa Lizárraga de Sitten?

eres-mala-teresaCon gran respeto les comparto esta columna Escrita por Carlos Moncada Ochoa para El Portal de la Gente, donde aclara una vez más las contradicciones y tonterías que repite Teresa Lizárraga de Sitten la Directora del ISSSTESON.

¿Quién le aconsejó que publicara la entrevista que salió ayer? ¿El mismo abogado que le había aconsejado no hablar? ¿O un enemigo disfrazado de amigo? El caso es que durante mucho tiempo se opuso a ir a responder las preguntas de los diputados, y ahora no hay quien la pare. Si ya había pasado el trago, bien o mal (bastante mal) de la comparecencia, ¿por qué no se quedó calladita, preparándose para cuando le pidan cuentas en serio?

Sólo le quedan trece meses de tranquilidad, mientras sean empleados de Padrés los que ocupan la Procuraduría de Justicia y la presidencia del Supremo Tribunal de Justicia.

Naturalmente, en la entrevista de El Imparcial no se le hizo a la directora del ISSSTESon la pregunta principal: ¿dónde están los MIL TRESCIENTOS MILLONES que hasta diciembre de 2012 debía el gobernador al Instituto, y que a la fecha deben llegar a TRES MIL MILLONES?

Doña Teresa insiste en que a ningún pensionado o jubilado le faltará su dinerito mensual. ¡Ése no es el problema! El quid del asunto es que el gobernador debe entregar mensualmente las cuotas que corresponden al gobierno y que están ahí, a la mano, porque se rebajan automáticamente del presupuesto de cada dependencia. Es evidente que les dio otro destino. ¿Cuál, señora Lizárraga?

Está claro que el gobernador no se propone pagar lo que debe, pues ya dispuso que se entreguen al ISSSTESon bienes ubicados en Hermosillo, Guaymas, Álamos, Puerto Peñasco, Nogales y Navojoa, bienes que no son suyos, sino patrimonio del Estado y de los Municipios. En el cuerpo de la entrevista viene la relación de esos bienes. Será ilegal e inmoral que con ellos abonen la deuda, y además no alcanzarán para cubrirla.

Durante la comparecencia, de repente y sin que viniera a cuento, doña Teresa exclamó: “¡Soy orgullosamente panista!” Lo demuestra con el texto publicado, pues contribuye a difamar a funcionarios o ex funcionarios priistas pensionados en el Instituto. En algún momento la directora, porque le dio su regalada gana o porque acató instrucciones “de arriba”, les suspendió los pagos. Y los pensionados la demandaron. Y desde luego, ganaron los juicios y ha tenido que pagarles todo lo que les debía, y los cheques por eso se ven grandes.

La señora Lizárraga de Sitten comenzó la difamación de esos priistas en la comparecencia. Y le recuerdo que la difamación es el delito que comete quien difunde hechos ciertos o falsos que causan descrédito y menosprecio a la persona. La calumnia está cerca en el Código Penal. Un diputado de la oposición le preguntó si había presentado denuncias y dijo que no, porque NO HAY CORRUPCIÓN. ¿Entonces?

Entonces se trataba de difamar, igual que lo hace en esta entrevista donde da la relación de los pensionados y las cantidades que han reclamado por “pensiones caídas”, según admite el propio texto.

El titular de SAGARPA confesó, en la comparecencia del martes, que ni él ni sus colaboradores habían gastado varios millones de pesos en una cabalgata, que lo había hecho la Secretaría de Hacienda y se lo había cargado a SAGARPA. A fuerza deben haber hecho esa maroma, con autorización del gobernador, con los miles de millones que le debe al ISSSTESon: se los gastaron en otro rubro, pero doña Teresa no es capaz de echar de cabeza a su jefe.

Vale la pena destacar, por último, que la señora Lizárraga de Sitten dice que recibió el Fideicomiso de Pensiones y Jubilaciones del Instituto, en 2009, con 189 millones 786 mil pesos, cuando “según los estudios actuariales debería haber tenido 600 millones”. Completemos tan atinado señalamiento con números duros: el gobierno anterior dejó una deuda de 498 millones 550 mil pesos. El de Padrés, jefe de doña Teresa, hasta el año pasado debía DOS MIL 480 millones 256 mil 026 pesos. Hay alguna diferencia, creo.

El caso es que habríamos escogido un tema agradable de comentario si doña Teresa de Sitten se hubiera callado, en lugar de agitar el lodo de la corrupción.


[email protected]

¡Animate a Opinar!