Miente Padrés de nuevo

Miente Guillermo PadresEsto ya no es noticia, ya es algo habitual. Guillermo Pádres Elias, miente una vez más… ya que si hay algo que es habito en el es engañar, burlar la ley y mentir.

Escrito por Samuel Valenzuela

Increíble que el gobernador Guillermo Padrés recurra a la promoción de la incertidumbre social en respuesta a la acción legal que clausuró la obra del ramal norte y culpe a quienes “no quieren darle agua a Hermosillo”, cuando está demostrado de sobra que sin esa prolongación del acueducto El Novillo, hay garantía de abasto de agua las 24 horas para los capitalinos.

La mentira y la perversidad ya son parte sustantiva en el ejercicio de gobierno de Padrés en Sonora, quien con toda desfachatez y perversidad recurre a estulticias de supuesto corte dramático para justificar sus actos fuera de la ley, para de esa forma apostar por un irresponsable populismo, para eludir exigencias jurídicas para la ejecución de una obra de esa naturaleza.

La verdad es que resulta sorprendente el cinismo del ejecutivo sonorense al reaccionar a la noticia oficial en la cual se da cuenta de nuevas violaciones de parte de su gobierno, a los términos de la clausura determinada por Conagua de esa controvertida obra, primero por realizar trabajos en el lecho de la Presa Abelardo L. Rodríguez y luego por reiniciarlos sin haber cubierto el trámite de disponer del Manifiesto de Impacto Ambiental ante Semarnat.

Miren, no es ninguna novedad que Padrés es un vicioso de la mentira y la simulación, pero una cosa es que esa práctica la utilice en actos de campaña y otra que lo haga para confrontar a la Federación, acusando a Profepa y al delegado en Sonora, Jorge Carlos Flores Monge, de orquestar ataques políticos contra su gobierno y tener el propósito de matar de sed a los hermosillenses.

No se requiere de alta academia para concluir que sólo a un idiota puede ocurrírsele el decir a la opinión pública que un partido, el que sea, se ha confabulado para dejar sin agua y matar de sed a los habitantes de una ciudad. O es idiotez y/o es una perversidad mediática.

Eso de plano no es tener progenitora, porque incluso ya su secretario de Gobierno, Roberto Romero López, reconoció que en efecto la Comisión Estatal del Agua no tramitó el mentado MIA por ser un proceso muy engorroso y que por lo regular en estos tiempos del Nuevo Sonora, el 90 por ciento de las obras se ejecutan de esa manera o sea omitiendo exigencias de la ley.

O sea, Profepa actuó conforme a derecho al paralizar esa obra y por supuesto también fue conforme a derecho en abrir procesos de sanciones, porque aprovechando instrucción expresa para que se cerraran zanjas con motivos de seguridad para las personas, los trabajos siguieran de frente en abierto desacato a la clausura determinada semanas atrás.

Eso no es un ataque político y miente el que diga que sí, así como miente Padrés al asegurar con posado tono histérico, que hay quienes no quieren dar agua a Hermosillo, cuando al contrario, el alcalde Alejandro López Caballero, como el director del organismo operador, David Contreras, han dejado en claro que el abasto está garantizado, tal como lo informó con todos los elementos técnicos por delante el gerente de Cuenca Noroeste de Conagua, César Lagarda, quien incluso postula lo innecesario de ese ramal para efectos de cubrir la demanda de agua para el consumo humano en la capital de Sonora.

Y valiera más que Lagarda, Flores Monge y los delegados de la Semarnat y la Segob, Ulises Cristópulos y Adolfo García Morales vayan haciendo sus previsiones, porque la grave sociopatía de Padrés ya ubicó al marco legal que respaldan las acciones de esas dependencias, como piedras en el camino que hay que brincar, así como se brincó trancas legales que culminaron con la ilegal construcción y operación del Acueducto el Novillo.

Eso ya lo logró violando abiertamente la ley en complicidad con el gobierno federal panista y ahora se sostiene con la complicidad del actual gobierno federal priista y por lo visto esa misma fórmula pretende aplicar para poder cumplir la verdadera meta de esa obra: llevar agua a su parque industrial al norte de Hermosillo y desarrollar proyectos inmobiliarios de sus socios y prestanombres.

Por lo pronto, Padrés ya lanzó su reto a la Federación y no dude usted que en los siguientes días le entre de lleno a estrategias de provocación y de abierta violación a la ley, poniendo por enfrente a la “sed de los hermosillenses”, con el fin de hacer recular a quienes le exigen que se ajuste al derecho.

Para este espacio esa reacción del de Cananea ya estaba prevista, pero lo que no teníamos previsto es la levedad y la tibieza de la Federación en su propósito de someter a la ley a un reincidente cuya estupidez política le hace asegurar ante medios, que detrás de la intención de matar de sed a los hermosillenses está el PRI, e insistimos, no podría desmentir nadie, que solo a un idiota se le puede ocurrir que un partido político, el que sea, pretenda algo así.

Pues ya veremos si ante tamañas barbaridades, ahora sí el Gobierno Federal se atreve a poner un hasta aquí o se sostiene como cómplice de un corrupto e incompetente, que sin ningún reparo y de forma abierta ha convertido a la mentira como la principal política pública de su gobierno.

Y por supuesto que dicha estupidez política será parte de la sesión de este martes en el Congreso del Estado, porque no creemos que los diputados del PAN se vayan a sustraer al dulce encanto de acatar los lineamientos del Palacio de Gobierno, para darle volantín a la ocurrencia de su patrón.

Pero si Padrés culpa al PRI por la clausura del Ramal Norte y no asume que dicha acción fue por violaciones a la ley por parte de su gobierno, en las mismas anda el también conocido como el Idiota Valiente, quien también responsabiliza a los tricolores de los efectos de la marranada en proceso perpetrada por el oficialismo panista empresarial, en contra de choferes y concesionarios del transporte urbano de la capital de Sonora.

O sea, para ese par de sujetos, los del PRI no quieren que haya agua ni transporte urbano en Hermosillo, posición que se resume con sus cantaleteadas justificaciones ante la quiebra financiera del gobierno, la degradación en la prestación de servicios como salud, educación y seguridad pública, problemáticas que a ya casi cinco años de este sexenio del odio, todavía son responsabilidad de “las administraciones anteriores”.

Por supuesto que era de esperarse la furibunda reacción del Secretario de Gobierno ante el contenido del desplegado periodístico firmado por la CTM-Sonora, en el cual además de refutar al Secretario de Economía Moisés Gómez Reyna, quien desde su supina ignorancia declaró improcedente la huelga general emplazada para el 3 de junio, también desglosa las causas del grave deterioro de la relación del gobierno de Sonora con la sociedad.

El dirigente cetemista Javier Villarreal les pone una recia de regular envergadura a los corruptos e incompetentes del oficialismo panista y además propone lo que considera es una fórmula sencilla que dejaría en conato la huelga masiva, pero que acepte esos términos el gobierno de Padrés, sería como quitarle la mazorca a un cochi hambriento.

Por lo que se ve hay una especie de reposicionamiento, de atrincheramiento del PAN ante el espectro opositor sonorense, este mismo que no se concentra sólo en partidos políticos, sino que también se expresa en entes sociales y organismos intermedios que representan a la gente o a sus inquietudes, en calidad de voces legítimas reclamantes ante lo que ocurre en nuestro entorno.

Pues en ese reposicionamiento panista podría enmarcarse la displicente y condescendiente postura de la presidenta del Consejo Estatal Electoral, Sara Blanco Moreno, en torno a las fundaciones patito, que presididas por funcionarios públicos y políticos con abiertas aspiraciones electorales, inundan los espacios mediáticos con pretensiones de lucro a costa de gente necesitada.

Sorprende el que una profesional de la abogacía de un abordaje tan superficial y hasta irresponsable a un fenómeno que para los comunes mortales más o menos enterados, se trata de un burdo oportunismo de una clase política en franca degradación y que no tiene límites cuando se trata de lograr sus metas.

“Si hacen o no hacen labores como Fundación, no es asunto de este órgano electoral”, dicen que dijo la titular del CEE, a quien en otro párrafo le acreditan reconocer que “Hay un que otro travieso, pero todo está bien”, entre otras lindezas declarativas que retratan de cuerpo entero a un CEE omiso y sin el carácter ciudadano que dice tener.

Es una burla a la ley y una agresión a la buena fe de las personas el que sin ninguna regulación haya quienes simulen actos de filantropía y de apoyo social mediante membretes electoreros con los que disfrazan activismos políticos, en una franca violación a principios de equidad y en materia de campañas adelantadas y si bien anda por allí alguno de corte priista, la mayoría son del PAN, a esos mismos que doña Sara y el CEE les dio un espaldarazo hace unos días al declarar improcedentes denuncias por ese mismo motivo.

Pero ya veremos qué ocurre bajo las nuevas reglas electorales y sobre todo, con la nueva integración del organismo electoral en Sonora, porque no es posible que mientras prácticamente toda la ciudadanía ve a esas fundaciones patitos como vulgares instrumentos de campañas política adelantadas, incluso hasta sospechosas de lavar dinero, desde el CEE se diga que no hay problema.

Por lo pronto, luce interesante la propuesta que sobre ese tema promueve el presidente de Sonora Ciudadana, Guillermo Noriega Esparza, a quien hay que seguirle la huella.


Y vamos averiguar más, pero nos avisan que el nepoanista cajemense y subsecretario de Gobierno, Francisco Villanueva, anda en su temporada y que por eso hasta de novio se puso con una sindicalista cuyo nombre nos reservamos por ahora. Ahhh, este Palillito que no se aguanta y menos la raza.

¡Animate a Opinar!