Burócratas sin pago: no falta dinero; sobran rateros

Radio SonoraPor el tremendisimo Arturo “Chapo” Soto Munguia / 2014-01-31

El paro laboral en algunos organismos descentralizados del gobierno de Sonora por la retención del pago correspondiente a esta quincena, es una raya más al tigre de una administración pública colapsada por el valemadrismo de una casta gobernante que se ha desentendido del ejercicio de las políticas públicas, y se ha constituido en un patético war room para efectos electorales.

Unos 4 mil 500 servidores públicos de 46 organismos descentralizados se quedaron sin salario esta quincena. Debieron haberles depositado desde el miércoles 29 de enero, pero todavía este viernes 31 no recibían sus sueldos.

No hay registro de que algo así haya ocurrido en el pasado, y en algunos de esos organismos -concretamente en Radio Sonora- los sindicalizados se vieron obligados a presionar a través de un paro de labores. El asunto se resolvió para algunos en el transcurso del día, pero a otros, los que tienen sus cuentas en Bancomer, recibirían sus sueldos hasta la primera hora del sábado, según les dijeron.

Electoralmente, la burocracia estatal no representa, en abstracto, un significativo universo de votos. Son, sin embargo, legión, si se considera a familiares, amigos y conocidos de cada empleado de gobierno -por lo demás muy comunicativ@s-, que multiplican exponencialmente su inconformidad con el actual estado de cosas, este sí histórico e inédito.

Si algún sector le faltaba al nuevo sonora por agraviar, ya lo hizo. Al escamoteo de seguros, el escándalo financiero por el mega atraco en el fondo de pensiones del Isssteson y el descaro con el que los ya no tan nuevos ‘jefecitos’ llegaron para servirse con la cuchara grande, se suma ahora haberse metido con la nómina, con el sagrado salario. Esto, y si no déjenlo al tiempo, se va a cobrar con creces el cada vez más cercano 2015.

Es asombrosa, verdaderamente asombrosa la capacidad que lucen los operadores políticos del nuevo sonora para complicar todas las cosas y evitar siquiera acercarse a la solución de al menos uno, de los muchísimos conflictos que laten por todo el estado.

Cuando al gobernador le preguntaron sobre el emplazamiento a huelgas masivas por parte del Consejo Sindical Permanente, pero que encabeza la CTM, su respuesta fue lapidaria: “Qué nuevas”, dijo.

Una respuesta de ese tipo, como bien dice el diputado perredista Carlos Navarro López, podría entenderse en los tiempos del beltronismo, pero no de Beltrones, sino de uno de sus secretarios del Trabajo como lo fue “La Changa” González Astorga. Pero el ‘qué nuevas’ de Padrés sólo es indicador de la sospechosa autosuficiencia de un gobernador que se asume ‘estadista’ (así aluden a él algunos de sus panegíricos en redes sociales), cuando en realidad tiene más de un año gobernando a salto de mata, huyendo de la rechifla popular.

En el caso del conflicto por la operación del Acueducto Independencia, cuando se pasó (otra vez) por los acuerdos firmados en la Secretaría de Gobernación con todas las partes, el secretario de Gobierno, Roberto Romero López declaró que la Policía Estatal estaba lista para ayudar al desalojo del bloqueo carretero en Vícam. Lo único que provocó es que el bloqueo se reactivara y ampliara su horario.

El mismo día que el titular de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld y otros funcionarios federales (ayer) se reunieran con las autoridades tradicionales yaquis y representantes del Movimiento Ciudadano por el Agua para dar seguimiento a las negociaciones en este tema, el gobernador y su fiel escudero se reunieron en un hotel de Ciudad Obregón, con algunos indígenas alineados al padrecismo, en un abierto desprecio a los acuerdos que se están tejiendo con el gobierno federal para buscar una salida al conflicto.

Cuando el desfalco de las finanzas estatales es tema común en las conversaciones de todo mundo en Sonora, habida cuenta las observaciones del Instituto Superior de Auditoría Fiscal sobre más de 6 mil millones de pesos en la cuenta pública 2013, cuyo destino se desconoce, el gobierno del estado promociona a través de su partido, el PAN, una campaña para acusar al dirigente estatal del PRI, Alfonso Elías Serrano, por el presunto desvío de recursos por 16 millones de pesos, cuando fue candidato a la gubernatura ¡en 2009!

Acusar al priismo de robarse 16 millones de pesos, en un contexto en el que los panistas aparecen como la pandilla que se robó 600 millones de FEMOT; 2 mil millones del fondo de pensiones del Isssteson; mil millones del Acueducto Independencia; 500 millones del estadio Sonora, entre otros asuntos por el estilo, sólo fortalece la idea de que los priistas eran rateros, pero al lado de los padrecistas, son unas Carmelitas Descalzas.

Más allá de lo anecdótico y lo involuntariamente humorístico de este gobierno que parece sacado de una comedia de enredos, lo cierto es que no hay quien atienda los asuntos de Estado.

Imagino, con todo lo que esto pueda tener de especulación, las reuniones del gabinete padrecista.

Imagino a alguien planteando: “Señor gobernador, los yaquis van a endurecer el bloqueo carretero”.

-No importa. Lo importante es chingarse al Borrego. A ver, ¿qué tenemos para armarle una campaña negra?

Otro diciendo: “Señor gobernador, se acabó el presupuesto y no hay ni para pagar la nómina”.

-Ese no es el punto. A ver, ¿en cuánto nos salen unos desplegados y muchos espectaculares para chingarse a la Claudia?.

Otro levantando la mano para proponer: “Señor gobernador, tengo una idea para ayudar a resolver el caos en el transporte urbano”…

-Mañana me la platicas. Ahorita lo importante es ver en cuánto nos va a salir la campaña contra Alfonso Elías.

Uno más diciendo: “Señor gobernador, tenemos muchos problemas en el área de salud, los hospitales se están cayendo, se muere gente en la banqueta, no hay medicinas; hay problemas en el sector educativo porque ya ni nos quieren rentar aulas móviles; en seguridad pública las cosas están que arden”…

-Esas son pendejadillas. Pasemos al asunto verdaderamente importante: ¿Cómo le vamos a hacer para ganar todo en 2015? ¿Quiénes son los mejor posicionados? ¿Cuánto hay que meterle a sus campañas? ¿A quién hay que pagarle para que nos ayude?

Insisto, esto último es sólo una recreación imaginaria, pero mucho me temo que mutatus mutandi (cambiando lo que haya que cambiar), el gabinete padrecista se encuentra hoy constituido en un war room de campaña electoral, dejando al garete los asuntos relativos a la gobernabilidad del estado.


También nos puede seguir en Twitter @chaposoto

¡Animate a Opinar!