El nuevo sonora, acorralado

Texto de @chaposoto de elzancudo.com – La estampa no puede ser más triste, más patética. Cierto día, antes de las ocho de la mañana, el secretario del Trabajo del gobierno de Sonora mata el tiempo contando pichones, sentado en una banca de la Plaza Zaragoza, frente a Palacio de Gobierno.

Gildardo Monge Escárcega, se llama, y también tiene el rancho ardiendo en el área que tutela, pero no tiene manera de salir del atolladero.

Sentado en la banca, espera a primera hora a que aparezca la camioneta en la que llega el gobernador Guillermo Padrés a palacio, para abordarlo en una entrevista banquetera y así poder plantearle el complicadísimo escenario de las relaciones obrero-patronales en Sonora, el rezago de más de 30 mil expedientes en las paupérrimas juntas locales de conciliación y arbitraje, donde los expedientes se apilan en escritorios, sillas y hasta en el piso.

Y tiene que optar por la entrevista banquetera, porque si solicita una audiencia con el gobernador, se le niega.

A Gildardo Monge lo vi recientemente en la firma del contrato colectivo de trabajo del Sindicato Campesino Salvador Alvarado y la Asociación de Organismos de Agricultores del Norte de Sonora. Lucía cansado, enfadado, sin ánimos de nada.

Y no es para menos. Ayer, la CTM-Hermosillo informó que el próximo 28 de enero emplazarán a una huelga solidaria por parte de 92 sindicatos afiliados a esa central, en los que se agrupan alrededor de 35 mil trabajadores.

Héctor Robles y Javier Villarreal Gámez, dirigentes municipal y estatal de la CTM informaron que unas horas antes se tomó el acuerdo de emplazar a esa huelga, que estallaría el próximo 17 de febrero.

La demanda central tiene que ver con la miseria presupuestal en las juntas de conciliación, insuficientes y precarias a pesar de que ya existe un presupuesto 2014 aprobado, en el que se destinan 25 millones de pesos para abrir nuevas oficinas en Guaymas, Navojoa y Puerto Peñasco, pero el gobierno se ha desentendido de ello.

Sólo en Hermosillo, informaron, se está despidiendo un promedio de 60 trabajadores diariamente, nada más en la empresa Ford y sus proveedores. Los expedientes de litigios laborales rebasan ya los 30 mil y siguen acumulándose.

El tema laboral es otro, entre los muchos de los que se ha desentendido el gobierno del estado, ocupadísimo como anda en promover así sea ilegalmente, precandidaturas de personajes que dividen su tiempo entre colgar pendones con su imagen y nombre, e ir a firmar a los juzgados penales por un juicio por desacato.

Las cosas así no pueden marchar bien. De hecho, apenas ayer trascendió un nuevo escándalo que está por reventar, ahora por el lado del sindicato de burócratas (SUTSPES) a quien el gobierno le ha escamoteado más de 250 millones de pesos de su fondo de pensiones y jubilaciones.

Este asunto no tarda en explotarles en la cara a los ‘operadores’ del nuevo sonora, porque del otro lado, del lado de los trabajadores, no están mancos y ya están bien hartos del atraco que el gobierno viene realizando con los recursos que por ley, le corresponden a los trabajadores.

El martes de la semana próxima, habrá de realizarse un encuentro de varios sindicatos entre los que se cuenta el SUTSPES, los universitarios (STAUS y STEUS); los del sistema COBACH y CONALEP, entre otros, para tomar acuerdos sobre las acciones a seguir para resolver la problemática que los aqueja, y que en todos los casos tiene que ver con millones de pesos que el gobierno les ha escamoteado y que, sospechan, han sido robados impunemente por funcionarios del gobierno de Guillermo Padrés.

En los próximos días, asistiremos a una escalada de movilizaciones y denuncias de los sindicalistas de todo el estado. Esta es una bomba más que les estallará en las narices a los personeros de esta alternancia fallida, que siguen deshojando las margaritas de sus sueños de opio electoral, canturreando slogans del tipo “vamos bien, vamos muy bien” y “que siga el cambio”.

II

Y a propósito de universos paralelos y realidades aparte, llama la atención el fingido ánimo festivo con que el nuevo sonora celebró el convenio entre Conagua y los gobiernos municipal de Hermosillo y estatal de Sonora, para dar seguimiento al tema del Acueducto Independencia.

Este viernes a las 11:30 horas, el gobierno del estado de Sonora habrá de entregar al gobierno federal, representado por Conagua, la operación de la obra de toma del Acueducto Independencia.

El Zancudo tuvo acceso al documento íntegro del convenio que celebran las partes -incluyendo al gobierno municipal de Hermosillo-, y el resumen del mismo no da para alimentar ese optimismo con que los gobiernos locales celebraron el acuerdo.

Un muy apretado resumen arrojaría lo siguiente: todos están esperando la resolución de fondo por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sobre el tema Acueducto.

Mientras eso pasa, se garantiza el abasto para consumo humano en la ciudad de Hermosillo, pero no con los 75 millones de metros cúbicos que tanto cacaraquearon los voceros oficiales y oficiosos de un nuevo sonora acorralado.

Acorralado, digo, porque entre otras cosas, Conagua se hace de la llave para suministrar agua a la capital de Sonora, pero todos los gastos de operación y mantenimiento, tanto del acueducto como de la obra de toma, son responsabilidad exclusiva del gobierno del estado.

O sea: Conagua tiene el absoluto control sobre el suministro y el gobierno del estado carga con todos los gastos. Eso, desde el humilde punto de vista de este opinador, no puede ser un acuerdo favorable.

Aquí, una apretada síntesis del convenio, para documentar al respetable:

Conagua establece forma, términos y condiciones técnicas bajo las cuales se llevará a cabo la operación, el manejo y control de la obra de toma vertical; el estado se obliga a entregar al personal que designe la Conagua a más tardar este viernes 24 de enero.

Conagua opera la obra de toma y el estado tiene la obligación de cubrir los costos de dicha operación, y demás que se deriven del presente convenio.

El estado se obliga a permitir las diligencias necesarias para que el personal de Conagua pueda realizar de manera permanente el control y la verificación del convenio.

El estado se compromete a instalar y mantener en óptimo estado de funcionamiento el equipo de medición que la Conagua considere adecuado en la salida de la obra de toma vertical en la presa El Novillo.

La operación, manejo y control de la obra de toma vertical, así como la operación, mantenimiento y funcionamiento, y los costos, obligaciones y responsabilidades son estricta responsabilidad del estado, liberando a la Conagua de cualquier responsabilidad o implicación legal que se pudiera presentar.

El volumen mínimo de agua garantizado al municipio de Hermosillo será de 30 millones de metros cúbicos anuales, en los siguientes términos: de enero a abril, un millón 640 mil metros cúbicos; de mayo a noviembre, tres millones 114 mil; y en diciembre un millón 642 mil metros cúbicos.

Los distritos de riego 041 (Río Yaqui) y 018 (colonias yaquis) podrán participar en el mecanismo de verificación.

La tribu yaqui dispondrá cada año agrícola hasta la mitad del caudal almacenado en la presa La Angostura (250 millones de metros cúbicos).

Así, ¿qué celebran los panegíricos del nuevo sonora?

En fin. Por hoy los dejo, porque al rato hay que madrugar para asistir a la entrega de la obra de toma. Les estaremos reportando.


También nos puede seguir en Twitter @chaposoto

Un pensamiento sobre “El nuevo sonora, acorralado”

¡Animate a Opinar!