Rebelión en el Nuevo Sonora: Nace el TUCOR (Todos Unidos contra los Romero)

Por José Luis Parra / Dossier Politico: Dos semanas antes de las recientes elecciones, Roberto Romero López convocó a los secretarios del gabinete estatal para transmitir la línea: De parte del gobernador quiero que comuniquen a su gente, de directores para arriba, que no cobrarán esta quincena. Es necesario que la aporten para la causa del partido. Después de ganar se devolverá esa cantidad, con creces.

La línea, obviamente, se acató sin chistar. Había que sacrificar la quincena, aunque sea sagrada. Así, la Secretaría de Hacienda estatal depositó el monto de los sueldos que se cobran mediante una tarjeta de débito, pero inmediatamente los sustrajo.

Antes, el secretario de Gobierno explicó que para esa operación no habría memorándums ni nada por escrito. Así, un director de área habría “aportado a la causa” aproximadamente 15 mil pesos; un director general, 20 mil, un subsecretario 25 mil y un secretario unos 30 mil pesos.

La quita se hizo legalmente. Había necesidad de recursos para el “Día D”. En ese entonces todavía pensaban los estrategas electorales que arrasarían en las elecciones.

Y fueron precisamente los jefes de Hacienda los operadores designados para sacar adelante la elección en Cajeme. Hasta allá fueron Carlos y Jesús Villalobos, Rosendo Armenta y compañía. El fracaso, como se sabe, fue total en tierras yaquis. Se supone que esa lana descontada a funcionarios de confianza no bajó hasta los operadores.

Hacemos un paréntisis para aclarar una posible duda que pudiera rondar en su mente, caro lector: Rosendo Armenta, ex coordinador de redes de Andrés Manuel López Obrador, fue reclutado precisamente para desarrollar esa tarea en su propia tierra, ya que es cajemense. Rosendo se desempeña actualmente como director general administrativo de la Subsecretaría de Egresos, un puesto que ni siquiera existe en el organigrama. Es un cargo inventado para darle cobijo en el Nuevo Sonora.

Al final sucedió lo inevitable. Por esos descuentos en la sagrada quincena, más de 120 servidores públicos de confianza se rebelaron y piden el cambio del Secretario de Gobierno. Ya no aguantan sobre su humanidad la pesada bota de Roberto Romero. Para hacen sentir su fuerza formaron un grupo al que llamaron TUCOR (Todos Unidos contra los Romero).

En ese entorno, desde el Instituto Sonorense de Infraestructura Educativa hacen sus cuentas: De los 370 millones de pesos que vienen para el programa de transformación educativa, piensan sacar 130 millones para saldar pendientes electorales. Como ya se abordó en este espacio, Luis Felipe Romero (hermano del secretario de Gobierno), titular del ISIE, cuenta con un selecto grupo de constructores que aceptaron las condiciones impuestas para entrar al reparto: Por cada obra asignada se debe aportar el 25 por ciento del costo total y además cada constructor deberá pagar el IVA.

Y precisamente esa cantidad, 130 millones de pesos, es el déficit de la campaña de Alejandro López Caballero. El próximo presidente municipal de Hermosillo quería cubrir esa deuda con los bonos de las obras del ISIE, pero Roberto Romero los agarró para su causa. Los acreedores tendrán que esperar a que el próximo alcalde capitalino asuma el puesto.

Maloro, delicado de salud

Reportan que Manuel Ignacio “El Maloro” Acosta aún está delicado de salud. Hasta el miércoles pasado estaba internado en el hospital CIMA por “algo del cerebro”. No se sabe bien a bien si fue una especie de embolia. De acuerdo a comentarios que nos llegan de amigos cercanos al Maloro, su estado es delicado pero estable.

Al parecer su organismo resintió algo y su salud se complicó con el estrés de la campaña.

La cuenta en el CIMA es algo elevada: Entre 600 mil y 700 mil pesos. Afortunadamente, la deuda es cubierta por el seguro médico de gastos mayores que tiene “El Maloro” como diputado federal con licencia. Al parecer la familia del ex candidato a la presidencia municipal de Hermosillo no estaba segura de contar con ese seguro, pues ya se preparaba una cooperacha entre toda la gente que participó en la campaña. Esto no fue necesario porque alguien se movió en las alturas para hacer valer los beneficios del seguro médico.


Desde esta humilde trinchera va nuestro más sincero deseo de una pronta recuperación del buen Maloro, un joven político acostumbrado a vencer adversidades. Hoy debe vencer uno más de los retos que le pone la vida. Y para su familia, un abrazo solidario.

¡Animate a Opinar!