yaquis

Tribu Yaqui, la política del exterminio de Guillermo Padres

yaquisDesde la época de la Colonización española, la Revolución Mexicana y hoy, en pleno siglo XXI, la ancestral etnia sonorense ha permanecido estoica en la defensa de su territorio, usos y costumbres ante los embates militares y políticos de Gobiernos que pretenden saquear dos de sus máximos tesoros: La tierra y el agua…

Históricamente, la Tribu Yaqui ha sufrido poderos embates militares y políticos de parte de gobernantes que bajo la ley de la ambición, pretenden apoderarse de las riquezas naturales de una etnia que por tradición, ha defendido su territorio, usos y costumbres sin bajar la guardia aún ante los intentos del Gobierno de la República por exterminarla.

A través de la Procuraduría General de la República, mediante un dictamen del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Gobierno del presidente Felipe Calderón Hinojosa desconoce la existencia del Pueblo Yaqui, violentando con ello la memoria histórica de México.

La política del exterminio

El pasado martes 12 de abril, el gobernador segundo de la autoridad tradicional de la etnia del Sur de Sonora, Tomás Rojo Valencia, denunció que el Gobierno de la República pretende desaparecer de manera oficial la existencia de su Tribu, de su tierra, de su raza.

“Nos quieren desconocer y si es así, hay que ir borrando el venado que viene en el Escudo del Estado de Sonora y borrarnos de todo el Catálogo Cultural, folclórico que tiene el País dentro de su propaganda”, expresó indignado ante la intención presidencial de aniquilar la cultura ancestral de más de mil 500 años de sobrevivencia.

“Es una política de exterminio, no hay más documento que nos acredite más que nuestra existencia en este pedazo de tierra donde hemos estado desde hace mil 500 años”, dijo a los medios durante una manifestación contra la construcción del llamado Acueducto “Independencia”, obra hidráulica proyecto en ciernes del Gobierno del Estado.

“Nosotros pensábamos que la parte que quería impulsar este proyecto del acueducto, eran nuestros oponentes, que no querían que la Tribu defendiera los derechos que tenemos respaldados en el acuerdo Presidencial de 1940 emitido por Lázaro Cárdenas del Río”, expuso en esa oportunidad.

La defensa territorial

Desde la época de la Colonización española, la Revolución Mexicana y hoy, en pleno siglo XXI, la ancestral etnia sonorense ha permanecido estoica en la defensa de su territorio, usos y costumbres ante los embates militares y políticos de Gobiernos que pretenden saquear dos de sus máximos tesoros: La tierra y el agua…

En 1939, el presidente Lázaro Cárdenas del Río estableció el Decreto Resolutivo de Titulación para la integración de las tierras y el agua a la Tribu Yaqui, Decreto inscrito el día 22 de octubre de ese año en el Diario Oficial de la Federación.

Sin embargo, a la fecha, las autoridades federales vía Reforma Agraria sin menoscabo alguno, han ejercido una serie de acciones recurrentes con la intención de provocar la inestabilidad social de la Tribu Yaqui, obedeciendo en apariencia a intereses de grandes terratenientes del Sur del Sonora respecto al control de las tierras y aguas yaquis.

La Tribu Yaqui ha denunciado mediante manifiestos a la Nación que la Reforma Agraria “ha encimado decreto sobre decreto, a grupos de ejidatarios y particulares que su conducencia ha sido de clientela política a través de organismos del sistema que implantó el Partido Revolucionario Institucional por muchos años”.

La denuncia

Se han dado bastantes intentos por resolver el asunto territorial; las respuestas a estas iniciativas por parte del Gobierno mexicano, ocurren, reproduciendo medidas economistas a situaciones políticas como un medio de paliar la constante y recurrente desestabilidad social de la Tribu Yaqui.

El territorio de la Tribu Yaqui lo han utilizado para sofocar posibles desestabilizaciones políticas como por ejemplo, el caso de los mártires de San Ignacio Río Muerto en 1976 en los disturbios del Estado de Sonora y la política del presidente Luis Echeverría ocasionando que la Reforma Agraria afectara terrenos de la Tribu Yaqui.

En el último desvío del cause natural del Río Yaqui, por condiciones ambientales se quedaron aisladas partes del territorio Yaqui, tierras que ocupaban para la agricultura y producción de cultivos.

Concretamente, el manipuleo político que se ha dado a esta problemática, ha fortalecido sólo posiciones individuales en forma de tutelaje y cacicazgos y en un hecho sin precedente, se ha violentado el marco constitucional de México y en particular, el de los derechos de los yaquis.

La Tribu Yaqui en diversas ocasiones ha puntualizado que estas acciones en su contra, obedece a que los Gobiernos no han podido arrebatarles lo que por Derecho les corresponde, aún con la fuerza militar y lamenta que ha sido despojada de gran parte de su territorio y su riqueza.

“Empujados por las fuerzas y leyes generales del sistema de dominación y explotación del capital, han surgido grupos económicos indígenas que establecen alianzas partidistas –electoreras y de control político con influencia al interior del territorio que aprendieron a maniobrar y contaminar nuestra forma de vida”, exponen en su manifiesto.

Así, pese a los embates del Gobierno, la Tribu Yaqui permanece firme y dispuesta al diálogo, por encima de agencias oficiales, imposiciones y actores etno-oficialistas autoritarios y corruptos, entes empeñados en ejecutar a la Tribu Yaqui, la política del exterminio.


fuente: http://www.dossierpolitico.com

Un pensamiento sobre “Tribu Yaqui, la política del exterminio de Guillermo Padres”

¡Animate a Opinar!